Haibun en la selva.

                                                         ELLA Y LA SELVA


No sabía cuánto había recorrido, el frío y la lluvia le calaba los huesos. Pero no pararía hasta llegar a ese lugar mágico del cual tanto le habían hablado.

La verde y sinuosa selva se tornó más frondosa y el sendero parecía acabar; hasta ese punto todos llegaban, decían que sólo los elegidos podían desde allí continuar. 

Ella, que ya no podía detenerse; sentía que un espíritu se apoderaba de su cuerpo y  la invitaba a hacerse parte de la selva, así que sin mirar atrás continuó el camino perdiéndose entre el follaje y nunca nadie la volvió a ver.

Hoy cuentan que allí, cuando cae la tarde y la lluvia apremia, se escucha el eco del canto de una mujer que se pierde con el sonido épico de la Madre Selva.


Sagrado espíritu

que domina la selva.

Lluvia invernal.

Anuncios

Tankaknat 2

Lienzo de amor

Lienzo de amor

Guardo mi pluma

no quiero soltar letras

que vuelan libres

perdiéndose sin límites

en sueños y quimeras;

no escribiré de amor

de llanto, de risas

hoy seré lienzo

donde el amor dibuje

un cantar épico.

 

Tankaknat 2

Haibun

Una noche para dos.

 

luna1

Es una hermosa noche, hoy no ha llovido y el cielo luce sublime. Salgo a la terraza buscando un poco de paz y esa soledad que a veces es tan anhelada y necesaria.

Desde la hamaca  me quedo a escuchar lo que me cuenta sobre ti la noche, cada titilar de las estrellas es un encuentro con tu sonrisa, la brisa fría que me recorre es sentir tus caricias sobre mi piel; y la luna, amor… la luna hoy parece más cercana y amiga, reluce regia y resplandeciente en el cielo, como que ella quisiera unir nuestras miradas.

Me pregunto si tú también la estarás mirando y si logras sentirme como te estoy sintiendo yo.

Es que han sido tantas noches que no hemos podido coincidir ni en la misma latitud; noches que cuando me llamabas a tus sueños, a mí el alba ya me despertaba.

De pronto… el sonido del móvil me saca de mi ensimismamiento. Mi corazón salta… y allí está tu mensaje amor, preguntándome si la luna… también me ha llamado.

Cómplice luna

coincidiendo miradas.

Noche en invierno.